Aleix Fàbregas, campeón Spartan Race: “Quiero ser uno de los pioneros en combinar la Spartan Race con los Crossfit Games”

Entrevista exclusiva con Aleix Fàbregas, ganador de la Spartan Race Marsella 2014 (categoría Beast).

Con 29 años, Aleix Fàbregas Grañon es uno de los atletas españoles más condecorados a nivel multidisciplinar. La bicicleta de montaña y la de carretera se le quedó pequeña desde bien joven, curtiéndose así un deportista que se especializó en las ciencias del deporte y se formó como personal trainer para seguir creciendo.

A día de hoy, combina los entrenamientos con la motivación que le aportan sus amigos en Ripoll. Los mismos con los que se apuntó a la primera Spartan Race en Barcelona para “divertirse”, y en la que consiguió un impresionante segundo lugar. Más tarde, conquistó Francia venciendo en la Beast de Marsella.

Hoy, Deporlovers habla con uno de los referentes en el mundo ‘Spartan’: una persona inagotable y conquistador de objetivos, deportivos y personales. Quizás una de sus fortalezas sea la motivación que desprende con su discurso, aunque él no sea del todo consciente. Os presentamos a Aleix Fàbregas.

Deporlovers: ¿Cómo fueron tus inicios en el deporte?

Aleix Fàbregas: Empecé en bici de montaña. A los 14-15 años estuve en bici hasta los 18, momento en el que me pasé a bici de carretera. Allí pasé dos años en Catalunya, hasta que me pasé al equipo de Caja Rural Navarra, donde pasé de amateur a profesional. En ese momento tuve que decidir entre seguir y dejar la familia y los estudios, y decidí aparcar la bici, volver a casa y terminar los estudios de INEF.

D: Según tu currículum, todo tiene una segunda oportunidad, puesto que hemos visto que has vuelto a la bici.

A.F.: Sí, ahora estoy en el equipo de bici de montaña.

D: Podríamos decir que a partir de estudiar INEF comienzan tus intereses por practicar otras disciplinas, tipo Crossfit, Spartan Race… ¿Cómo es el cambio de pasar de la bici a estos deportes? ¿Se nota en el físico del deportista?

A.F.: Yo he pasado de 65 kilos a 80 kg. Siempre he sido de ir en bici, sin profundizar en otros como la natación, atletismo, running… Pero a los 25 años me di cuenta que en este tipo de deporte (ciclismo) era difícil ganarse la vida y decidí apostar por el tema de carreras de montaña, Spartan, Crossfit y disciplinas que te rompan la rutina.

D: El ir practicando otras disciplinas, ¿supone una subida en el listón del deportista?

A.F: Llegó un momento que el ciclismo no me llenaba. Estaba harto de hacer kilómetros, de competiciones. Decidí buscar un reto para motivarme, para superarme. Empecé con carreras por montaña tipo duatlones y así llegaron las Spartan Race. Me di cuenta enseguida que eso sí que “era guapo”. Se combinaba el correr, con la agilidad, hacer pesas y hacer Crossfit.

D: De hecho, no te va nada mal. En tus participaciones en las carreras de Spartan Race, te has erigido como campeón absoluto en Marsella y subcampeón en Barcelona. ¿Retos a la vista?

A.F.: En octubre comienza mi participación en la Spartan Race de Barcelona y luego llega la de Valencia, y la de Marsella después. De hecho, quería participar en la de París y Roma, pero estoy a punto de inaugurar mi propio gimnasio (en un mes) en la localidad donde nací, Ripoll. Ese centro estará dirigido a actividades relacionadas con la Spartan Race y entrenamiento funcionales, sobretodo. Se llamará Kine Gym.

D: Te deseamos toda la suerte del mundo en ese nuevo proyecto. Y dinos, centrándonos en tu faceta de deportista, revélanos cómo te preparas para las competiciones. ¿Sigues algún tipo de dieta?

A.F: Yo soy muy “malo” en eso. Las dietas no me obsesionan. En cambio, en el entrenamiento sí que soy muy estricto. Tanto es así, que esa obsesión en el entrenamiento me ayuda a prevenir las lesiones. Respeto mucho cuidarme, los masajes y ejercicios de mantenimiento en la piscina y en el gimnasio. Hago ejercicios de tobillos, gemelos, espalda y abdominales para prevenir las dolencias por lesiones, en eso soy muy obsesivo: de tobillos al cuello.

He aprendido que si sólo haces bicicleta, te lesionas. Si sólo haces pesas, te lesionas. Y lo mismo si sólo sales a correr. Yo intento hacerlo todo, así el cuerpo no sufre tanto y está bien.

D: Okay, entonces vamos con un día normal de entrenamiento. Cuéntanos qué rutina has seguido hoy, por ejemplo.

A.F: Hoy he corrido, he hecho un entrenamiento de una hora (desde las 9:00 horas hasta las 10:00 horas). Desde las 11:00 horas he hecho un poco de Crossfit, después he comido y he hecho un poco de siesta. Ya por la tarde, sobre las 20:00 horas he quedado con unos amigos para ir a correr suave durante una hora.

D: ¿El entrenamiento lo sueles hacer acompañado? ¿Tienes un equipo de gente que se ejercita contigo?

A.F: Hay muchas veces que nos juntamos tres o cuatro. Se nota en la motivación, en el tema de ‘picarte’ con esas personas como competición entre amigos. De hecho, en la Spartan Race de Marsella fuimos dos del pueblo (Ripoll) los que ganamos en la categoría Beast, en hombres y en mujeres (Aleix Fàbregas Grañón y Maria Vilà Sancho).

D: ¿Y cómo se lleva el sacrificio por el deporte? ¿Has tenido que decir adiós a cosas de tu entorno por tu pasión?

A.F: El deporte de élite es complicado de compaginar con estudios, por ejemplo. Es un gran sacrificio. Yo hasta los 24 no sabía de fiestas, y salir con los amigos lo tenía muy complicado. Además, no tenía tiempo para el estudio. Fue apartarlo con esa edad, y ahora me lo tomo de forma diferente: ha pasado de ser un sacrificio a disfrutarlo.

Antes si un día no estabas bien, o si la cabeza no la tenías del todo bien, lo acababas notando encima de la bici. Ahora, si un día de competición o de entrenos no va bien, te vas a tomar una cerveza con amigos y al día siguiente vas más motivado.

D: Aprovechando este buen momento por el que pasas te preguntamos: ¿Dónde pones tu límite respecto a pruebas a las que puedes presentarte?

A.F: Como profesional del deporte y con mis estudios tengo claro que pruebas como el ‘Ultrafondo’, de 100 kilómetros en adelante, yo ni las voy a tocar. Esas pruebas pienso que no son buenas ni para las rodillas, ni el corazón, ni el hígado. De las carreras de 4 horas en adelante, tengo claro que de ahí no paso.

D: De hecho, hay muchas personas que se presentan a la Spartan Race aún sin haberse preparado la prueba con suficiente profundidad. ¿Algún consejo o aviso para estos corredores sin límites?

A.F: Hay que valorar dónde está uno, y a partir de ahí ver hasta dónde se puede llegar: carreras de media hora, una hora o de cinco. Hay que saber ser bien aconsejado y conocer tu límite.

D: En tu caso, ¿qué fue lo que te animó a inscribirte en la Spartan Race?

A.F: Sobretodo, pasarlo bien y vivir la experiencia. Estaba harto de correr todo el año, sin resultados. Me apunté con dos colegas, después de verlo por internet. Yo pensaba que si quedaba de los 30 primeros ya estaría bien, después de ver a todos los atletas preparadísimos que vi allí.

D: Sí que estuvo bien…porque en Barcelona finalizaste segundo en categoría Beast y en Marsella, primero. ¿Qué sentiste al traspasar la meta en ambas ocasiones?

A.F: En Barcelona fue muy raro, no me lo acababa de creer. En Marsella sí que lo disfruté al máximo. Allí, en el último par de kilómetros estaba en el cielo. Nunca antes, ni yendo en bici, ni corriendo me había sentido así. De hecho, hay que decir que el ambiente era increíble: todo lleno de patrocinadores, medios y público en general.

D: Oye, y cuéntanos tu secreto entonces. ¿Dónde y cómo te entrenas para estar a punto para la Spartan Race? Barcelona, Valencia y Marsella esperan en 2015…

A.F: Pues combino un par de días de gimnasio y dos días de pista americana, en el exterior. Además, corro y voy en bici. En estos momentos me encuentro con un poco más de volumen (por las pesas y el gimnasio), pero un par de semanas antes de la competición intento reposar más.

D: Imaginamos que la motivación para este tipo de prueba debe ser capital. Pero, ¿y qué nos dices de los Crossfit Games? ¿Te imaginas participando en esta competición en EE.UU.?

A.F: Precisamente en el gimnasio que vamos a inaugurar muy pronto en Ripoll uno de los objetivos sería viajar a los Crossfit Games. En España quiero y queremos ser unos de los pioneros en combinar la Spartan Race con los Crossfit Games, en un par de años.

D: Antes de llevar a cabo este gran objetivo, ¿piensas en la Trifecta para este 2015?

A.F: Sí, el año pasado hice en Barcelona y en Marsella la Beast (segundo y primero, respectivamente), y en Francia hice la Sprint un cuarto de hora después de ganar la Beast. Por lo tanto, este año toca completar la Súper y ganar la Trifecta.

Etiquetas: Spartan Race 2015Spartan Race España

También te puede interesar

Comentarios