Alex Martín, de triatleta aficionado a futuro conquistador del IronMan

Va a cumplir un año desde que Alex Martín empezó a darle caña al triatlón y ya va a por el IronMan. Alex nos desvela cómo está siendo para él esta nueva “forma de vida”.

Hace tan solo un año desde que Alex Martín decidió iniciarse en el mundo del running y el triatlón. Pese a que es pronto para ello, ya ha alcanzado dos podios, de manera consecutiva, al proclamarse bicampeón de la marcha popular de Mountain Bike de Caldejara. Pero Alex quiere más. Siempre hemos dicho que una de las claves para lograrlo es la constancia y sin duda es un aspecto con el que ha de estar 100% satisfecho. En este período, Alex ha completado más de 12 carreras de 10km, dos medias maratones, es doble finisher en triatlón olímpico —distancia a la que dio el salto tras completar dos sprint—, y ha superado con éxito una Spartan Race. Actualmente, Alex Martín tiene un único objetivo, convertirse en Ironmaner el próximo 19 de septiembre en Lanzarote.

DEPORLOVERS: El IronMan es una competición para valientes, aunque participes en la categoría de medio Ironman, tú tan solo llevas un año y ya te vas a lanzar, literalmente, a la piscina. Supongo que muchos te dirán que estás loco, ¿qué contestas tú a eso?

ALEX MARTÍN: Pues sí, la verdad es que la gente, cuando sabe que vas a hacer una competición de este tipo, lo primero que te dice es que no lo vas a conseguir, la gente tiene ese prejuicio ya en la mente. Luego están los que piensan que, aunque te lo prepares, es una gilipollez; sobre todo si eres joven, no eres profesional y ni te pagan, lo ven absurdo. Pero yo creo que al final las cosas se hacen por algo que tú sientes y te da igual lo que te digan.

D: Se celebra en septiembre, está a la vuelta de la esquina, así que desde hace tiempo ya estás preparándote para ello, ¿en qué consiste el entrenamiento diario de un futuro IronManer?

A.M: Básicamente para preparar un IronMan, ya que son tres disciplinas y ya con una distancia considerable en el medio IronMan, todas las semanas entreno cinco días en un gimnasio que me permite tener las tres disciplinas. Esto es un poco anormal porque la gente no suele entrenar en gimnasio la piscina, pero soy de Madrid y no puedo nadar en el mar, así que me tengo que conformar con la piscina. Pero bueno, normalmente tengo tres días a la semana de natación, en la que me puedo tirar aproximadamente una hora y media; y luego los dos días restantes de la semana, lo que es de lunes a viernes, preparo la parte de correr. Salgo normalmente a correr a la calle o a veces me quedo en el gimnasio pegándole a la cinta hora u hora y media. Luego, los fines de semana que es cuando tengo más tiempo, son para la bici, la cojo y me marcho por ahí fuera yo solo. Realmente estás los siete días entrenando porque a poco que vayas una hora, que te puedas escapar, tienes que aprovechar. No puedes dejar entrenar.

D: Respecto al inconveniente de tener que nadar en piscina, ¿piensas antes de presentarte en Lanzarote entrenar en alguna playa?

A.M: Sí. En agosto tengo la doble suerte de tener un triatlón en Tarragona en el que voy a nadar en el mar. Es directamente competición pero bueno, la sensación me la voy a llevar. Y además tengo 10 días de vacaciones en el trabajo en los que me voy a marchar a Alicante y allí voy a aprovechar. Va a ser casi una semana entrenando en el mar todos los días.

Alex Martín triatlón

D: Después del medio Ironman, ¿irás a por el completo?

A.M: Sí,  es la idea. La gente los procesos de ir subiendo la categoría en el triatlón los suelen hacer mucho más lentos de lo que lo estoy haciendo yo. Prácticamente he hecho un sprint, voy a hacer dos olímpicos y directamente me he pasado a un medio IronMan. La gente se suele quedar por lo menos haciendo tres o cuatro triatlones de la mínima distancia, pero yo ahora haré medio IronMan y seguramente entre finales y principios de año haga otro y a principios de la primavera de 2016 haga mi primer IronMan completo.

D: Para eso queda poco y es mucho esfuerzo, ¿eh?

A.M: Ya, es un poco locura porque por ejemplo no he corrido nunca una maratón completa, que es una de las partes de un IronMan. Tengo experiencia en media maratón y unos kilómetros más, así que esa parte la tendré que preparar bien. Luego la distancia de la bici también es un cambio bastante fuerte, es el doble. Pero bueno, creo que entrenando se puede llegar sin problemas.

D: A parte del IronMan y otros triatlones de larga distancia como el Altriman o el Norseman, hay otros de distancias más asequibles pero también muy duros, como el 24 horas de Wisconsin, en el que tienes que completar el circuito tantas veces como te de tiempo, ¿te atreverías en un futuro con ello?

A.M: La verdad es que tengo en mente hacer locuras de ese tipo a saco, todas las que pueda. Conozco un montón de carreras chulísimas y me encantaría. Una vez haya completado el IronMan, que es mi cumbre, ya subí una entrada al blog en la que decía las cosas que quiero hacer antes de morir y ahí tengo muchas que bueno, seguramente no pueda hacer, pero lo intentaré. Tengo muchos sueños como por ejemplo hacer una Madrid – Lisboa en bici Non Stop, que son 515km seguidos sin parar. La verdad es que creo que aspirar desde tan joven a todo esto creo que me va a ayudar a que en un período corto de tiempo ya haya tenido muchas pruebas en mi poder. No es lo mismo que si empiezas con 35 años, es mucho peor y físicamente también lo vas a notar.

D: Empezaste con esto hace un año, ¿cómo definirías este primer año como triatleta?

A.M: Ha sido cortísimo, porque ya ves tú un año no es nada. Me lo describo como un año fantástico, ha sido una experiencia increíble. He aprendido millones de cosas, a nivel personal otro millón: durísimos golpes, mi conciencia, estoy mucho mejor física y psicológicamente… y sobre todo me llevo haber conocido a muchísima gente que se dedica al triatlón, me empapo de ellos, son amistades que van a durar toda la vida, estoy seguro. También me llevo las ganas, el tirar hasta dónde llegue, sabes, hasta que mi cuerpo me diga que ya está, que llegó el día; o por trabajo, familia o lo que sea, tenga que dejarlo. Pero en un año he conseguido completar pruebas que considero que ya son bastantes y he tenido suerte de conseguir empresas que me han apoyado, que han confiado en mi imagen, ya sea por las redes sociales o por el tema del deporte. Ha sido increíble, un sueño, no podía imaginar que en un año iba a conseguir todo esto.

DCIM103GOPRO

D: Ahora, después de haber participado en tantos eventos deportivos, se podría decir que ya estás hecho más o menos un experto en el tema, pero en su día también fuiste novato, ¿qué recomiendas a los que están empezando?

A.M. Una cosa que recomiendo, que es lo que yo no he hecho pero me he dado cuenta con el tiempo, es que hay que tener mucha cabeza. La cabeza es importantísima: saber dónde te vas a meter, cómo es la prueba que vas a hacer y si tienes las posibilidades para completarla. Es algo muy serio, la semana pasada por ejemplo se celebró el IronMan de FrankFurt y un tío super pro en la élite, ha fallecido. Esa persona se dedicaba, vivía del IronMan con un grupo de expertos y, por no hacer bien las cosas, ha perdido la vida. Esto no es un juego, cuando tú llevas el cuerpo al límite tienes que saber dónde está ese límite o puedes liar una bastante gorda.

Una vez hayamos analizado las posibilidades que tenemos cada uno, les recomendaría que se guíen de la ilusión. La ilusión es muy bonita, el tener sueños y metas. Aunque no hayas corrido en tu vida, el día que decides presentarte a una carrera de 5k, que para otro puede ser una basura, para alguien que nunca haya corrido y que tenga ilusión alcanzar la meta es como ganar unas olimpiadas. Todo lo que vayan a hacer, que tengan sueños, mucha ilusión por conseguirlo y cuando lo tengan en su mano verán que la sensación es increíble. Es la mejor sensación que experimentado en mi vida: cuando consigues algo que te has propuesto. Nadie más te va a quitar ese momento.

D: Supongo que no empezarías solo en este mundo, sino que habrás tenido algún mentor, ¿quién ha sido?

A.M: En el tema del triatlón he tenido dos imágenes. Una ha sido un poco más virtual porque no he tenido la capacidad de verle en persona, ya que le he conocido por las redes sociales y es muy difiícil llegar a conocer a alguien de ese calibre. Es Valentín Sanjuan, un corredor que supongo que todo el mundo conoce que ha hecho carreras de locura: IronMans, Ultramans… todas las pruebas que yo sueño algún día acabar, ese tío las tiene completadas. Empecé a verle por Internet y dije: “si él lo ha conseguido por qué yo no”, y me empecé a viciar.

A nivel ya personal, con alguien con quien haya podido compartir experiencias, creo que me quedo con el grupo con el que colaboro de la fibromalgia. Somos un grupito de personas que ayudamos a una asociación que investiga la enfermedad. Les conocí por haber terminado un IronMan, hicieron un IronMan solidario y todo lo que recaudaron lo donaron. Conocí el proyecto y a una persona muy especial, Raúl, que es quien lleva el tema de la asociación y después de conocerlo me dije que yo un día querría completar un IronMan. Y en agosto voy a competir con ellos en un triatlón, todos a la vez. Me encantaría trabajar en Barcelona con ellos, pero yo desde Madrid intento, desde lo que puedo, dar visión al proyecto, que creo que es lo más importante, que sepan lo que es la fibromalgia.

D: No solamente compites en la categoría de triatlón, sino que también lo has hecho en carreras populares y en marchas a bicicleta, ¿qué te llevó a atreverte con la natación y reunir las tres disciplinas en una?

A.M: De pequeño, cuando tenía 3 o 4 años, mi madre me apuntó a natación, pero se quedó ahí, nunca me encantó. Pero cuando empecé con esto, desde los 8 años no había vuelto a tocar una piscina para hacer natación. Empecé a ir a un gimnasio que tenía piscina y súper mal: entrené para mi primer triatlón, con tiempo porque sabía que iba a ser duro, y el primer mes cogí tortícolis porque la técnica que tenía era súper mala, me costaba respirar por los dos lados, me creé un pinzamiento en el dorsal de hacer las cosas mal… Muchas molestias hasta que conseguí depurar la técnica, que sé que todavía me queda mucho, pero poco a poco al final he conseguido hacer distancias importantes en la piscina como medio IronMan. La piscina ha dejado de ser un hueso.

DCIM103GOPRO

D: Sobre todo en tus primeras carreras, te viste altamente perjudicado por una periostitis en tu pierna izquierda, ¿qué te hace seguir en esos momentos de carrera en los que no puedes más?

A.M: Las piernas han sido otro de mis huesos duros, incluso más que el empezar en la natación. Soy una persona complicada de piernas que tengo una pisada muy rara y tengo que cuidar un montón el calzado y la técnica corriendo. Cuando eres un principiante te compras unas zapatillas, te lanzas a correr y no te das cuenta de que el deporte es un sumatorio en el que has de tener todo bajo control. Mi primer problema fue el exceso de entrenos, que me hizo acumular una tensión en las piernas horrible y acabé teniendo tanto periostitis como fascitis. La intenté curar con fisioterapia pero eso siempre está ahí e hice una carrera en la que llevaba un tercio y noté que me había vuelto, fue un calvario, me quedaba el 70% por delante y las piernas no podían más, de tanto dolor acumulado se te duermen. En ese momento yo me acordé del sueño que tenía que era llegar a la meta, lo hice por mí, sabía que cuando llegara me iba a sentir orgulloso y si lo dejaba en el camino me iba a defraudar a mi y a quien me apoyaba. A mi ritmo, despacito, tiré de cabeza y la completé.

D: Una de las carreras que está aumentando su popularidad en España desde hace varios años es la Spartan Race, has completado ya la Sprint de Madrid y tengo entendido que vas a por más, ¿en cuáles vas a participar? ¿lo harás de nuevo en la Sprint o irás ya a por la Super o la Beast?

A.M: La idea es completar las tres carreras antes de que termine, llevarme la trifecta. En Madrid he hecho la Sprint y me pareció una carrera preciosa, la verdad, un día muy caluroso pero disfruté como un niño. Realmente es como hacer el mono: te tiras al barro, a la arena, saltas… es una carrera que recomiendo a todo el mundo. El proyecto ahora es hacer la Super en Valencia y la Beast en Barcelona en octubre. Si me lo permite el calendario y también el bolsillo, creo que intentaré hacer las tres.

D: Ser competidor de la Spartan Race no es únicamente correr, sino también superar obstáculos de diversos tipos, ¿cuál es el entrenamiento de un espartano?

A.M: Sí, yo soy el primero que pensó que la Sprint, al hacer 5km, no era nada. La gente tiene que olvidarse de ese mito porque incluso la Sprint, que es la más baja, es dura de cojones y no se te hace corta a menos que seas un pro. Yo tardé más del doble que suelo hacer en 5km normales. Además, es correr por el campo.

Respecto a los entrenamientos, sobre todo hay que llevar al límite la fuerza y no olvidar que es una carrera. Para mi gusto lo que más me cuesta es el saltar muros porque no son bajos y hay que tener mucha fuerza. Se puede entrenar en gimnasio tirando de las pruebas de espalda y si vives una ciudad en la que puedas saltar muros, fenomenal. Otra de fuerza es la de subir una cuerda con nudos, a la que además hay que sumarle el hándicap del barro y que está casi al final de la competición cuando estás hundido. Y por último el tema del peso: te hacen cargar troncos súper pesados, sacos de arena o de tierra que alcanzan los 25 – 30kg… Es muy importante trabajar para eso el tronco inferior, hacer mucha pierna.

Alex Martin, Spartan Race

D: Al igual que el entrenamiento, la dieta es otro aspecto fundamental y hemos visto en tus redes sociales que sigues alguna, ¿qué alimentos incluye un triatleta en su dieta?

A.M: Ahora me lo he tomado un poco más en serio y me he apuntado a un nutricionista. Es clave la verdura, he cometido el error de apartarla muchos años de mi dieta y es una alimento muy importante para la dieta de un deportista porque te da mucha energía, no tiene grasas, no te va a hacer engordar y te va a llenar de vitaminas y componentes que el cuerpo necesita para entrenar bien. La como todos los días de la semana. Otro tema muy improtante es la pasta, los hidratos de carbono. Ahora los tengo un poco limitados porque estamos intentando reducir mi masa corporal, pero la pasta es muy importante porque es como la gasolina del coche. Y por último, beber mucha agua, entre 2L – 3,5L al día. Nos ayuda a eliminar muchas cosas malas a través de el sudor y la orina y a perder peso, además de encontrarnos muchísimo mejor.

D: ¿Tú eres partidario de la toma de suplementos o apuestas únicamente por lo natural?

A.M: Yo creo que sí, la gente tiene mucha subjeción sobre los suplementos pero no son malos, al contrario, son buenos. Hay dos tipos: los que te tomas en el gimnasio para llevar tu cuerpo hacia la mejora rápida, proteínas, aminoácidos… que si haces tomas reguladas que has comprado en sitios recomendados, son buenos siempre y cuando tengas cabeza. Y para un triatleta puede suponer que termines una carrera o no la termines, como le pasó al chico de Frankfurt. Durante la carrera no puedes pararte y te tienes que tomar un sumplemento que, como dice la palabra, es algo extra a la comida: una barrita que equivalga a un plato de pasta, una bebida isotónica en la que te metes azúcar y vitaminas… todo lo que tu cuerpo pierde durante la carrera se lo tienes que devolver de alguna manera y eso la gente lo tiene que entender. Creo que es uno de los aspectos que, al igual que el deporte está llegando a todo el mundo, también tiene que llegar que los suplementos no son malos siempre y cuando los controles, que incluso son necesarios.

D: El IronMan es tu meta más cercana y después están las Spartan Race pero, ¿qué otros retos tienes en mente a corto plazo?

A.M: En el running, que lo tengo un poco apartado, quiero continuar y hacer una maratón que será también muy importante para mi. En febrero ya estaré dándole para ir a la maratón de Sevilla, que es de las más asequibles porque tiene fama de ser la maratón más plana de Europa. Eso es uno de mis planes más recientes y sobre todo quiero seguir dándole al triatlón, el año que viene va a haber mucho. Si no son IronMan, serán medios, pero dos o tres sí quiero hacer el año que viene.

D: Y a largo plazo, ¿cuál es el sueño de Alex Martín?

A.M: A nivel de triatlón creo que lo primero que me encantaría hacer es el Ultraman, después del IronMan es mi sueño a largo plazo; y en el mundo deportivo en general, creo que la primera carrera que voy a completar, que llevo queriendo hacer desde hace varios años, es la Titan Desert, una carrera espectacular y durísima que son seis o siete etapas por el desierto del Sáhara con temperaturas de hasta 50º con la bicicleta entre las dunas, solo para gente muy preparada. Estas van a ser dos de mis metas, lo tengo muy claro.

Alex Martín, gimnasio

Etiquetas: Spartan Race España

También te puede interesar

Comentarios