La increíble historia de Jean Claude Van Damme: el luchador que quería ser actor

Conoce todos los obstáculos que ha tenido que superar el actor belga para conseguir ser uno de los actores más famosos de la historia

Uno de los actores de acción más famosos de la historia del cine también esconde una de las historias más increibles, que desmuestran que las personas podemos conseguir todo aquello que nos propongamos en nuestras vidas.

La vida de Jean Claude Van Damme es un ejemplo de superación y lucha constante hasta conseguir los sueños que tenía desde pequeño. Sin embargo, no basta con conseguir tus metas y objetivos, sino que hay que mantenerlos o seguir peleando por unos nuevos para seguir siendo feliz.

Esto es lo que pasó a Jean Claude Camille François  van Varenberg, que es su nombre real, un joven belga que con trabajo y constancia se forjó como un campeón de las artes marciales y consiguió ser conocido mundialmente por sus películas de acción. Sin embargo, su vida ha tenido altibajos en los que ha pasado verdaderos infiernos. Por suerte, siempre los ha superado.

Van Damme: La carrera de un luchador

jean claude van dammeJean Claude asegura que de niño era una persona pequeña, delgada y enclenque que le encantaban las artes marciales. Con tan sólo 12 años sus padres lo apuntaron por primera vez a un gimnasio donde empezó a practicar kárate.

En pocos años empezó a competir y con 18 años consiguió el cinturón negro primer dan de kárate. Con 19 años se coronó como campeón de Europa de kárate por equipos con Bélgica. También llegó a formarse en otras disciplinas como el Muay Thai y el Taekwondo.

No sólo fue el kárate lo que le ayudó a mejorar su condición física, ya que durante 5 años este joven también asistió a ballet. Una disciplina que le permitió ganar una gran elasticidad y conseguir sus famosos “splits” en los que es capaz de abrir sus piernas 180º.

El actor belga afirma que el ballet es un arte pero es de los deportes más duros: “si eres capaz de sobrevivir un entrenamiento de ballet puedes aguantar el entrenamiento de cualquier deporte”.

Por si fuera poco, también empezó a trabajar con pesas en su adolescencia para hacer crecer su masa muscular. Con tan sólo 18 años, Jean Claude ya poseía su propio gimnasio en Bruselas. Además, también consiguió el título de físicoculturista Mr. Bélgica.

Con 12 años empezó a entrenar y con 18 ya tenía su propio gimnasio.

Continua lucha por su sueño de ser actor

jean claude van damme historiaSin duda, por lo que más peleó Jean Claude Van Damme fue por su sueño de convertirse en actor. Con 22 años el belga vendió su gimnasio y viajó a Estados Unidos sin tener papeles y sin saber mucho el idioma. Allí tuvo que realizar todo tipo de trabajos como taxista, limpiabotas, camarero, repartidor de pizzas, conductor de limusinas, e incluso él afirma en su película que llegó a robar para poder comer.

Todo esto para conseguir su sueño. Como su carrera no funcionaba llegó a pedirle ayuda a Chuck Norris, quien le contrató primero como esparring y después como especialista para su película “Desaparecido en combate”.

Pero sin duda su anécdota más importante fue cuando trabajando en un restaurante se encontró al director Menahem Golam, al que no dudó en enseñarle su famoso “split”.

Con este hecho consiguió unas pruebas de cámara con el director para ver si podría ser buen actor de acción. Seguro que le daría buena impresión porque acabó dándole un papel secundario y más tarde el papel principal en “Contacto Sangriento”. A partir de ahí realizó muchas otras películas como “Kickboxer” y se convirtió en uno de los actores más famosos de los finales de los 80′ y de la década de los 90.

Llegó a EE.UU. con poco dinero, sin papeles y llegó a robar para comer

Problemas con las drogas

jean claude van damme historyA pesar de todo lo que había conseguido no fue fácil para él vivir esa época como actor en América y pagó el precio de la fama. Algunos problemas de estrés laboral, y diferentes fracasos en sus películas provocaron que empezara a frecuentar el alcohol, las fiestas y se iniciara en el consumo de cocaína, a la que más tarde se volvió adicto.

Esto provocó una caída en la calidad de sus películas y en su propia vida personal. El actor se casó con 5 mujeres con las que tuvo 3 hijos en menos de 20 años. Pero por suerte, todos los grandes se levantan y él no iba a ser menos. Llegó a estar en un centro de rehabilitación, pero lo dejó a la semana siguiente. Sin embargo, afirma que superó su adicción por él mismo.

Ahora Jean Claude Van Damme dice que se encuentra feliz viviendo con su quinta esposa. Además, sigue rodando películas que el dirige y produce, la mayoría de Serie B. Todo sea bueno para lo que siguen creyendo en el mito de las artes marciales.

Las mejores frases de Jean Claude Van Damme

Aquí te dejamos algunas de las frases más motivadoras y delirantes de Van Damme

Tienes que creer en lo que dices. Porque si crees en lo que estás diciendo, entonces actuar es fácil.

Dios me dió un gran cuerpo y es mi deber cuidar de mi templo físico.

Créeme. He hecho cosas muy buenas y cosas muy locas, y no me arrepiento de las cosas locas.

El aire es hermoso, pero no puedes verlo. El aire es suave, pero no puedes tocarlo. El aire se parece a mi cerebro.

Creo que uno y uno son uno: está Dios, y está Jean-Claude, pero los dos están en el mismo cuerpo.

Etiquetas: inspiración

También te puede interesar

Comentarios