Mercè Sanjuan: “Para mí ganar es no rendirme, es ser más feliz cada día”

Mercè Sanjuan ama el triatlón de larga distancia porque “se parece mucho a la vida. Pasas de sentirte fuerte a estar derrotado y de reír a llorar”.

Mercè Sanjuan se enfrentó a un Half Ironman sin apenas haber experimentado la natación a mar abierto, pero conoce perfectamente sus capacidades y nunca persiguió la victoria, sino competir contra sí misma y vivir la pasión del triatlón de larga distancia que es uno de sus grandes motores, junto a su oficio como Codirectora y Productora Ejecutiva de distintos proyectos audiovisuales.

Una vida plagada de retos, carcajadas e ilusión a la que se suma su hermano, el popular triatleta Valentí Sanjuan, con el que descubrió un nuevo estilo de vida al que terminaría aferrándose hasta el extremo de no concebir una vida sin montar en bicicleta.

Pronto volveremos a ver a Mercè Sanjuan protagonizando aventuras tan relevantes como la Titan Desert o un Ultraman.

merce 4

Hablamos con… Mercè Sanjuan, la triatleta que compite contra sí misma

DEPORLOVERS: Desde pequeña creías que podías volar… ¿Esta fantasía se ha cumplido con el triatlón? ¿Sientes que estás volando cada vez que te lanzas a un reto como el Ironman?

MERCÈ SANJUAN: Sí, de pequeña lo creía y ahora de mayor también lo creo, pero no en el sentido estricto de la palabra, sino en un sentido figurado pero muy real. Cuando me enfrento a pruebas que me ilusionan pero que a la vez me aterrorizan, pruebas que requieren de mucho esfuerzo y entrenamiento, pero sobre todo de un ejercicio mental y de cabeza superior al físico, la sensación que experimento podría ser similar a la de estar volando, estás luchando para conseguir algo que a priori parecía imposible y a cada paso se está convirtiendo en real.

D: ¿En qué momento de tu vida se te ocurrió practicar este deporte multidisciplinar y a la vez tan extremo? ¿A qué se debió tu interés?

M. S: Mi hermano decidió hacer su primer Ironman en Lanzarote en mayo del 2013 y yo le estuve siguiendo toda la carreta para grabarle, acompañarle y ver como se cumplía su sueño y una hazaña que en ese momento a mi me parecía un imposible.

Experimenté todas las sensaciones que se pueden experimentar durante una vida en 15 horas de acompañamiento, fue como una catarsis. Cruzamos la meta juntos, llorando de emoción, dedicándole la carrera a mi madre. Le dije a mi hermano “yo quiero hacer esto”, y en ese momento le prometí a él y a mi madre que un día lo haría.

merce 9

D: Fuiste capaz de preparar un Half Ironman 70.3 de Lanzarote en dos meses y terminarlo. ¿Cómo conseguiste evolucionar tan rápido? Pues una prueba de tales características no es competente para todo el mundo…

M. S: Creo que fueron las ganas tremendas de quererlo hacer, la ilusión y la pasión que puse en los pocos entrenos que realicé, pero sobre todo también la inconsciencia de no saber a lo que me enfrentaba. Era mi primer triatlón, me dejaron una bici, desde pequeña que no montaba. Y nunca había nadado en mar abierto hasta dos meses antes. Ese no saber a lo que te enfrentas, el no saber lo que llegarás a sufrir, hizo que me tirara de cabeza a ello. También influye que el cuerpo tiene memoria y hacía 20 años había sido atleta de 100m vallas y gimnasta. Sabía lo que era el dolor, la constancia y el entreno.

D: ¿Fue a partir de tu participación en Ironmans cuando te percataste de que la larga distancia era lo que realmente te satisfacía como triatleta?

M. S: No tengo mucho con lo que comparar. Cuando era atleta, era velocista. Mi carrera concluía en 100m. Máxima intensidad en unos segundos. Me encantaba también.

Pero la larga distancia es mágica, una lucha continua contigo mismo, con tu yo interior. Tienes tiempo de pensar en muchas cosas que normalmente no te plantearías. Yo digo que una prueba de este estilo se parece mucho a la vida. Hay momentos para todo. Pasas de sentirte fuerte, a estar derrotado y de reír a llorar. Y valoras cosas que a veces la velocidad del día a día no te deja ni parar a pensar.

merce 7

D: ¿Los triatletas aman por igual los tres deportes? En tu caso, si pudieras prescindir de uno… ¿cuál sería? ¿nadar, correr o la bicicleta?

M. S: Cada triatleta es un mundo, pero por norma general siempre hay una predilección por alguna de las disciplinas. Yo si pudiera prescindir de algo ahora mismo seria de la carrera a pie porqué lo paso mal por mi lesión de rodilla (me rompí los ligamentos cruzados y me seccioné una parte de la rótula). Aunque también cada vez que entro en el mar es para mi un reto porqué me da ansiedad. Pero en realidad la magia es combinarlos los tres, cada uno tiene su dificultad y su encanto.

D: ¿Y de cuál no podrías prescindir? ¿Por qué?

M. S: La bicicleta! Me encanta ir en bici. Me siento niña, libre, feliz cuando voy encima de la bici.

D: ¿Es necesario ser la mejor en las tres disciplinas para ganar (o al menos llegar en el mejor tiempo posible)? ¿O en ocasiones es suficiente con trazar una estrategia?

M. S: En la vida me he planteado ganar, no podría tampoco por mis posibilidades de horas de entreno y porque para mí ahora las prioridades son otras. Para mí ganar es conseguir el objetivo que me he propuesto, es no rendirme, es ser más feliz cada día. Lejos de competir contra los demás compito conmigo misma. Pero es cierto que para ganar tienes que ser muy bueno en las tres modalidades y no dejarte nada en el tintero. La estrategia también es importante, sobre todo, si eres muy bueno en una modalidad y más modesto en otra, siempre se puede compensar.

merce 6

D: Como Productora Ejecutiva y conocedora perfecta de los proyectos audiovisuales, ¿crees que algún día el triatlón tendrá su hueco en televisión? Es cierto que la duración de un triatlón no permite su visualización como un partido de fútbol o de tenis, ¿pero crees que podrá alcanzar la repercusión mediática que merece este deporte?

M. S: Creo que cada vez tienen cabida más documentales y programas sobre superación. De hecho se retransmiten pruebas como el Ironman de Hawaii y algunas otras, pero le veo más futuro a los documentales que explican las historias de quienes los practican, que a la retransmisión de la prueba en sí.

D: ¿Cómo describes la participación actual de la mujeres en el triatlón? Según tu opinión, ¿qué factor les paraliza en su decisión de introducirse en un deporte como este? ¿Tienen una concepción que nada tiene que ver con la realidad?

M. S: Me alegra mucho ver que cada vez hay más mujeres que practican este deporte pero todavía muy pocas en larga distancia. En parte creo que se debe a una cuestión cultural y de barreras que nos ponemos las propias mujeres. La larga distancia se suele practicar con una edad más madura, necesitas constancia, fortaleza mental y un sacrificio de muchas horas de entreno, dejando otras cosas de lado. En estas edades muchas mujeres cogen la responsabilidad de sus trabajos, los hijos o la casa y les cuesta pedir a los maridos que se queden haciendo tareas que creen que son inherentes a ellas por el simple hecho de ser mujeres. Esto produce que normalmente sea la mujer que se quede en casa y el marido el que salga a entrenar.

D: Si tanto te apasiona la larga distancia… ¿Te verías compitiendo en una ultra running?

M. S: Me apunté a una, la ultra trail de Montsant. Me retiré en el km 48. Tenía la rodilla destrozada, me costó mucho retirarme y me tuvieron que convencer. Suerte que lo hice por que podía haberme lesionado de por vida. No estaba lista. Ahora estoy cada día haciendo entreno específico y recuperación para poder conseguirlo un día.

merce 2

D: Actualmente, ¿dónde se centran tus expectativas en el mundo del triatlón? ¿Cuál es la próxima carrera en la que te veremos compitiendo? ¿Hasta dónde te gustaría llegar?

M. S: Me encanta experimentar y para este año tengo dos aventuras importantes: la Titan Desert (carrera de montaña de unos 700km por etapas en el desierto) y un Ultraman (10km nadando, 421 km en bici y 84km corriendo).

D: Te declaras fiel seguidora y admiradora de tu hermano, el triatleta Valentí Sanjuan. ¿Cuáles son las capacidades que más admiras de él a la hora de enfrentarse a un Ironman? ¿Entrenáis juntos?

M. S: Mi hermano es mi debilidad. Es el pequeño y le quiero con locura. Siento orgullo de hermana pero a la vez admiro su valentía, la seguridad que tiene en sí mismo y la capacidad de lucha y superación.

Entrenamos juntos siempre que podemos, trabajamos juntos y compartimos pruebas, nos asistimos e intentamos vivir juntos todas las experiencias que podemos.

D: Además, tienes un canal en YouTube, donde eres bastante activa subiendo vídeos que van desde consejos para correr un triatlón hasta el significado de tus tatuajes. Entre ellos, hay uno que me pareció muy gracioso: “Aprender a base de hostias”. Lo que parece tan fácil pasar con la bici… ¡¡Y que luego se requiera tanta técnica!! Después de tanto trompazo, ¿conseguiste que te saliera bien? 😉

M. S: ¡¡Pues no!! (Ríe). Ese día no. Pero eso me dio motivación a no parar hasta conseguirlo. Soy tozuda y un tortazo no me frena.

merce 10

También te puede interesar

Comentarios