Rafael Vídac: “Aunque pierdas lo que crees tener, siempre te quedará todo lo que diste”

El coach de crecimiento personal más famoso de Internet nos da las claves de motivación que andábamos buscando por tanto tiempo.

En el camino de la vida siempre nos encontramos con piedras lo suficientemente grandes como para obligarnos a parar, incluso a resbalarnos y perder el ánimo con el que estábamos desplazándonos. Por suerte, de la misma manera que tropezamos, aprendemos a no caer tan fácilmente, hasta que no nos queda más remedio que besar el suelo.

Hoy, en Deporlovers estamos de enhorabuena. Nos visita el motivador y coach de motivación personal más conocido del mundo virtual. Su nombre es Rafael Vídac, una persona que diariamente reparte consejos y frases cargadas de verdad y fuerza a un total de 250.000 personas repartidas por el planeta.

Si eres deportista, las lesiones sólo te servían para venirte abajo y dejar de confiar en ti mismo. Hasta ahora, sólo veías la parte negativa de las cosas malas y de las experiencias duras. Desde hoy (si es que no conocías el trabajo de Rafael Vídac) tu mente dará un giro de 180 grados.

¿Dónde encontramos a Rafael Vídac, el coach de Internet?

logorfaelPágina web
http://rafaelvidac.com/

logo-facebook
Cuenta facebook
https://www.facebook.com/VidaCrecer

 

logo-twiiter
Cuenta oficial Twitter
https://twitter.com/Rafael_Vidac

Hablamos con… Rafael Vídac

rafael

Deporlovers: ¿Cuál es la fórmula secreta que tenéis los motivadores como tú para contagiar o inyectar positivismo en la gente?

Rafael Vídac: “Mi trabajo tiene que ver, sobretodo, con esos procesos de cambio vitales que llamamos crisis. Suelen ser etapas más o menos dolorosas, aunque siempre acaban pasando y dejando tras de sí una versión mejor de nosotros mismos. En toda crisis la negatividad toma especial protagonismo y la motivación pasa a ser algo realmente importante para seguir avanzando. A la hora de transmitirla es muy importante la capacidad de escuchar de verdad al otro, de ponerse en sus zapatos, y también creer con sinceridad todo aquello que le digas”.

D: ¿Es más difícil tratar a un deportista o a una persona de a pie? ¿La exigencia en el entrenamiento se paga en la negatividad con las lesiones?

R.V: “El deportista suele tener una capacidad extraordinaria de disciplina y fuerza de voluntad, y esas siempre son herramientas importantes para afrontar los procesos de cambio. La fuerza de voluntad puede entenderse como la capacidad para conseguir resultados, sean cuales sean, y no es algo nuevo para quien entrena su cuerpo como hábito. Pero también hay que decir que, como apuntáis en la pregunta, un exceso de exigencia también puede ser un problema. Una disciplina demasiado rígida puede ser un recurso psicológico para escapar de otras cuestiones en nuestra vida que tememos afrontar… y el físico siempre es la primera víctima”.

D: Cuéntanos el caso más extremo que viviste en tu consulta. ¿Alguien ha acudido sin ganas de nada y ha acabado por comerse el mundo?

R.V: “Sí. En muchas ocasiones. La depresión es terrible y un problema creciente que algún día tendremos que aprender a afrontar de un modo más holístico. Resulta especialmente preocupante en niños y adolescentes. Recuerdo un chaval de poco más de veinte años. Las drogas, la mala alimentación y diversas lesiones deportivas le habían dejado el cuerpo de un anciano y una depresión muy severa. Fue necesario un largo proceso de recuperación física y psicológica, además de un profundo trabajo con sus valores personales; pero salió de esa fase y ahora es un joven con ganas de comerse el mundo. ¡El ser humano tiene una capacidad de recuperación y adaptación que cuesta de imaginar!”.

D: Dinos una frase que todo el mundo debería tener en su cabeza para empezar el día.

R.V: “Claro. Os diré dos:

“Que eres capaz es un hecho, que lo creas es tu elección”
“Aunque pierdas lo que crees tener, siempre te quedará todo lo que diste”

rafael

D: Tú también tienes tus días malos. ¿Cómo lo haces para superarlos? Danos un truco

R.V: “Primero trato de darme cuenta. A veces uno está teniendo un día realmente duro, pero está tan sumergido en la batalla que no está siendo consciente. Y no puedes solucionar lo que no ves! Luego trato de cambiar el foco mental hacia cuestiones más ligeras y positivas o, si no funciona, trato de recargar el cuerpo físico con ejercicios. Resulta complicado sentirse mal dentro de un cuerpo lleno de vitalidad, ¿lo sabías? Sin embargo, en ocasiones, nada de eso funciona. Los nubarrones no solo no se marchan, si no que empieza a llover a mares. En ese caso, trato de no luchar más contra todo eso y me limito a observar la tormenta mientras sigo concentrado en mi cotidianidad. Tenemos mucho rechazo al dolor, pero también debemos aprender a abrazar ciertas dosis para seguir creciendo”.

D: ¿Cuál es el cambio que se produce en tu vida para pasar del mundo de la ingeniería al del coaching personal?

R.V: “Un día observé a mi jefe mientras hablaba a gritos por teléfono, y vi a un hombre adicto al trabajo, con una salud precaria y, sobretodo, profundamente amargado. Pensé que yo no quería nada de eso en mi vida y que debía hacer cualquier cosa para evitarlo. Es decir, supe lo que NO quería mucho antes de tener una mínima idea de lo que me gustaba realmente. Es algo que suele pasar: todavía no sabemos qué queremos pero, de repente, tenemos muy claro lo que no. Llegada esa fase, es solo cuestión de tiempo y coherencia con nosotros mismos para que aparezcan las respuestas que necesitamos. En mi caso, yo solo sabía que el crecimiento personal era algo que siempre me había interesado, así que empecé a avanzar por ese camino hasta llegar a hacer de ello una profesión mucho más vocacional. ¡Y es algo que todos podemos lograr! En los últimos años trabajando como coach personal he visto el mismo proceso en decenas de personas completamente diferentes”.

rafael2

D: Hay una frase de las que has compartido por tus canales hiper-conocidos de Twitter, Facebook: “Tu mente es una lupa, acrecienta aquello en lo que se enfoca”. Así pues, ¿qué quieres aumentar en tu vida?

R.V: “Tantas cosas… Pero te diría: fuerza para dar lo mejor de mí, consciencia para comprender mejor este mundo fascinante en el que vivimos… y amor, mucho amor: es la auténtica fuente de la felicidad”.

D: ¿Has tenido ocasión de observar la evolución de uno de tus clientes a raíz de los beneficios del deporte?

R.V: “Sí. Sobre todo en diversas personas con tendencia muy mental y un tanto desconectadas de su propio físico. Recuerdo a un joven fotógrafo que no había hecho deporte en su vida y estaba realmente confundido sobre su futuro profesional. Le animé con algún deporte que le gustara y empezó a correr. ¡Se convirtió en un auténtico runner! Y, lo que resulta más importante, ello le ayudo a clarificar algunas de sus cuestiones vitales más apremiantes”.

D: En el mundo del deporte, ¿en quién te fijas con respecto a su motivación o superación?

R.V: “Creo que todo deportista de élite es siempre un modelo a seguir, sobre todo en cuanto a fortaleza interior. No es fácil manejar tanta disciplina, soportar el dolor físico, dar la vuelta a un partido que parecía perdido, mantenerse en la cumbre… También existen individuos portentosos, genios del deporte, aunque practicantes de disciplinas no tan reconocidas a nivel social. No son menos brillantes por el hecho de no recibir tanto reconocimiento”.

rafael1

D: Escribes diariamente a través de tus redes sociales, ¿qué dicen tus lectores? ¿Tienes muchos mensajes a lo largo del día de gente a la que ayudas?

R.V: “Escribir en redes sociales se ha convertido en una importante tarea de mi vida diaria, 365 días al año y ya son cuatro años… Y durante todo este tiempo no he dejado de recibir feedback positivo de forma impresionante. A diario recibo casi cien mensajes directos solo desde Twitter, generalmente agradeciendo mis publicaciones. Solo lamento no disponer de más tiempo para contestar todos esos mensajes, porque para mí son una importante fuente de motivación”.

D: El ‘crecimiento personal’ del que hablas en tu método terapéutico crees que tiene un tope? Cómo en la vida de un deportista…¿hay que saber perder tanto como saber ganar?

R.V: “¿Cuál es el límite del crecimiento humano? ¡Esta pregunta da para escribir un libro! Pero en pocas palabras creo que nuestro potencial es inimaginable. Hasta ahora no hemos encontrado un tope, un final, ahí afuera, en el cosmos. ¿Porqué debería existir entonces en el desconocido universo interior del ser humano?”

También te puede interesar

Comentarios