Conoce la sorprendente historia de la Spartan Race

Spartan Race: una carrera llena de historia

¿Quién fundó la Spartan Race? ¿De dónde proviene? ¿Cuáles son sus antecedentes? Repasamos la historia de la conocida carrera de obstáculos.

Cada vez es mayor la curiosidad construida en torno a la carrera de obstáculos más intrépida del mundo: la Spartan Race. Ha llegado el momento de descifrar el misterio que presagian esas carreras llenas de barro. Queremos conocer todos sus antecedentes, así como también ponerle cara al responsable que llevó a cabo su invento y lanzamiento.

¿De dónde procede la Spartan Race?

La Spartan Race no surgió de la nada. Por el nombre podemos intuir su origen americano. Su nacimiento fue promovido por la Peak Races que fue fundada en 2007 por Joe De Sena, Andy Weinberg, y Julian Kopald. Estos eran ultra atletas que perseguían un mayor exigencia deportiva. Fue De Sena quien se encargó de reunir a los otros compañeros para llevar a cabo su planteamiento inicial: carreras de obstáculos que se asemejaran a “carreras de la muerte”. Una idea ya de por sí irresistible.

Tras la celebración de la cuarta Peak Race, De Sena recibió propuestas empresariales para fundar un evento que atrajera a todas las masas. Es por ello que en el 201o se contrajo la primera Spartan Race en el Centro al aire libre en Catamount Williston, Vermont. Allí se congregaron más de 500 participantes que tuvieron que enfrentarse a pruebas extremas corriendo, saltando, gateando o nadando para vencer los obstáculos iniciales de la Spartan Race. Estos obstáculos pertenecían a las pruebas hoy conocidas como Sprint y Super diferenciadas en el nivel de exigencia y distancia. El público tuvo una atracción inmediata por tal acontecimiento y sintió la necesidad de desafiarlo. De Sena correspondió felizmente la demanda de las masas y empezó a abarrotar el país de Spartan Races.

spartan race 8

Expansión de la Spartan Race por todo el mundo 

Rápidamente los corredores se multiplicaron por California, Nueva Inglaterra y más territorios que proclamaron los obstáculos como la principal regla de la competición. Todo el mundo quería ser partícipe de ellos porque la idea de trepar por una cuerda, transportar un saco pesado y lleno de arena, arrastrarse bajo un alambre de pinchos o saltar una hoguera de fuego, era innovadora y muy tentadora.

De esta manera, se añadió la tercera carrera y la más dura: la Beast. Con ella los corredores tendrían la posibilidad de convertirse en verdaderos “espartanos”, pues el valiente que lograra superar las tres osadas fases se haría con la Trifecta, el título más ilustre de la Spartan Race en forma de una gran medalla.

Una vez establecida la estructura de la competición y su funcionamiento, creció progresivamente por EE.UU y contagió al resto del mundo. Europa se mostró receptiva y no dudó en instaurar este nuevo modelo deportivo en su continente. Allí Eslovaquia fue la primera en contagiarse en 2012. En el mismo año la competición de De Sena fue nombrada la mejor carrera de obstáculos del 2012 por la revista Outside, tiempos en los que ya acumulaba más de 350 mil competidores. Los espartanos se reprodujeron poco después por Australia, México, Alemania y otros países, que siempre encontraban un lugar para ellos.

En agosto de 2012, el Grupo Raptor se asoció con Spartan Race y juntos promovieron nuevos circuitos de carreras, como el Fenway Park. El siguiente año, la Spartan nombró a la marca Reebok su principal patrocinadora, que dio una nueva forma a su nomenclatura: “Reebok Spartan Race Series”. Poco después, en el mismo año 2013, el canal NBC Sports emitió por primera vez una grabación de 90 minutos de los Campeonatos del Mundo de 2013 Spartan Race. 

Staff Sgt. Ashley Davin, 102nd Security Forces Squadron, low crawls through the mud in Amesbury, Mass., Aug. 11, 2012. Davin was participating in the Spartan Race, testing her strength, endurance, and resilience against a course of challenging obstacles. (Air National Guard photo by Senior Airman Jeremy Bowcock/Released)

La opinión de Joe de Sena

El fundador de la desafiante competición explica y defiende algunos puntos clave de su carrera. Obstáculos a parte, la Spartan Race “te ofrece desafíos extremos y no puedes saltarte ninguno”, advirtió el creador. Además, quien no sea capaz de superar alguna prueba será castigado con más ejercicios porque en esta competición el tiempo es muy importante y se contabiliza en un ranking como en cualquier deporte.

De Sena no se conforma con lo que ha conseguido hasta ahora, sino que aspira a convertir la Spartan Race en un deporte oficial que compita en las olimpiadas. “Estamos en el proceso de lograrlo y pronto estaremos allí”, asegura.

Escenario de batalla

Los “espartanos” se sitúan en un escenario de batalla donde se verán obligados a llevar sus capacidades a límites extremos a través de los diferentes niveles. Recordemos que la Sprint es la carrera más corta de 5 km, pero la dificultad es igualmente considerable que la Super o la Beast equivalente a un medio maratón. La lucha empieza con el levantamiento de cargas muy pesadas, cruzar por secciones alambradas o por la Jaula de Monos y el Foso de Gladiadores. El fuego es otro factor protagonista en el escenario. Allí los participantes atravesarán zonas en llamas, treparán por una cuerda y se enfrentarán con obstáculos de carne y hueso a los que tendrás que retar para salir ilesos.

También te puede interesar

Comentarios