La Spartan Race, cuestión de valentía

La Spartan Race es una auténtica prueba de superación.

En los últimos tiempos, los deportes secundarios han empezado a tomar mucho protagonismo. A base de modas y sobre todo por el crecimiento de las Redes Sociales, el salir a correr se ha convertido en una religión para muchos deportistas. Los conocidos como runners se multiplican día tras día, las pruebas son cada vez más complicadas y a algunos se les acaban las ideas. Pero no solo se ha puesto de moda el correr al aire libre. El mezclar varios deportes, varias pruebas de esfuerzo como en la Titan Desert o en los triatlones, está siendo cada vez más protagonista. Y ahora, quien se lleva todos los focos es la Spartan Race.

El deporte está lleno de personajes que solo buscan la superación y a los que cada vez les es más difícil vencer sus miedos y poner a prueba su cuerpo. Y uno de ellos es, sin duda, Joe DeSena. Un hombre que siempre se ha superado a sí mismo y que decidió poner a prueba al resto del mundo creando la Death Race, el paso previo al nacimiento de la Spartan Race. Y es que DeSena se describe a sí mismo con una sola frase:

La frase ‘no puedo’ ya no significa nada para mí, no por ego, sino porque sé que todo es posible

Después de probar y comprobar cómo responde el cuerpo y hasta qué niveles llega, DeSEna junto con Richard Lee decidió crear la Spartan Race. Esta carrera es una auténtica lucha contra uno mismo y contra los obstáculos que uno se puede encontrar. La Spartan Race comenzó a hacerse famosa y a consolidarse en Estados Unidos, pero pronto se iba a extender a varios países europeos, Australia o Corea del Sur. La prueba se divide en varios niveles para que todos los participantes puedan decidir hasta dónde llevan sus límites. El primero de ellos es el Sprint, con 5 kilómetros y 15 obstáculos. El segundo, el Super, de 13 km y con 20 obstáculos. El último nivel, el Beast, con 20 kilómetros y con 35 obstáculos

.

El nivel Beast está reservado para los más osados. Y es que esta prueba tiene todo tipo de obstáculos. Como si de una guerra se tratara, los participantes deben pasar por debajo de alambres de espino o “nadar” entre ríos de barro que agotan hasta el participante más resistente de toda la carrera. También aparecen los típicos obstáculos de cualquier carrera como escalar un muro, pasar entre neumáticos de camiones o pasar de una distancia a otra agarrados a una tirolina.

Óscar Pereiro, Álvaro Arbeloa y Asier Illarramendi son algunos famosos que ya han disputado esta prueba

Carreras de este tipo no han hecho más que crecer y están contando con protagonistas del mundo del deporte como Óscar Pereiro, campeón del Tour de Francia, que participó en la última edición de la Titan Desert, o el lateral derecho y el centrocampista del Real Madrid, Álvaro Arbeloa y Asier Illarramendi. Sin duda, un hecho que ejemplifica cómo están creciendo las pruebas físicas de máximo nivel. Un Arbeloa que, por cierto, no dudó en valorar la prueba positivamente: “Un poco cansado, la verdad. Es algo diferente, pero está entretenido. Hay muchas cuestas y mucha montaña pero he pasado un buen rato y he estado siempre con Asier (Illarramendi).

Dentro de pocos días, concretamente el próximo 30 de mayo, se celebra en Madrid una nueva edición de la Spartan Race. Después de que protagonistas como Illarramendi y Arbeloa pusieran el punto famoso a la carrera se espera que esta próxima edición haya un mayor número de participantes. Los Espartanos están creando su propia religión y parece que Madrid es la capital, aunque Barcelona está tomando protagonismo y Valencia quiere ser la tercera en discordía de las ciudades españolas en las que se celebra la Spartan Race.

También te puede interesar

Comentarios