Las lesiones más habituales en el mundo del running

Un entrenamiento incorrecto, una mala pisada, una postura incorrecta al correr… son muchas las causas y lesiones que puede sufrir un corredor. A continuación te enseñamos las más comunes y consejos para evitarlas.º

A lo largo de la vida de un corredor, este se puede topar con una gran cantidad de hándicaps, pero sin duda el peor de ellos es una lesión. Lo más importante si has de enfrentarte a este problema es, ante todo, que tengas cabeza y seas consciente de que si no curas bien, nunca volverás a estar como antes. Es más, si no te recuperas al completo de una lesión antes de volver a ponerte en marcha, puede ir a peor hasta tal punto de retirarte.

Como en Deporlovers no queremos deportistas lesionados, frustrados y parados, os dejamos un listado de las lesiones más comunes en los runners y cómo recuperarse de ellas.

Lesiones en el running: causa y recuperación

Las lesiones más comunes en el corredor se localizan en el tronco inferior, dado que ahí están las zonas musculares y óseas que más se activan durante esta disciplina. A parte, también son habituales los problemas de espalda por una mala postura al correr.

1Lesiones en el pie

El pie es la parte que mantiene el contacto continuo con el suelo durante toda la carrera. Mantener una buena pisada será esencial para no tener lesiones en esta. Unas buenas plantillas pueden solucionar muchos problemas y mejorar tu rendimiento.

1Fascitis plantar

Fascitis plantar
Se trata de un dolor o tensión fuerte el talón del pie debido a la inflamación o sobrecarga de la fascia plantar, esto es, del tejido que forma el conocido arco de la planta el pie. Su aparición se debe a: no utilizar un calzado adecuado, correr por caminos mal asfaltados o con mucho cambio dependiente o, directamente, a características específicas de la constitución del pie del lesionado en cuestión. Debido a que las principales causas de esta lesión están relacionadas con una mala técnica, su solución está en la corrección de los errores que el atleta pueda cometer al correr. Por otra parte, la inflamación será tratada con medicación y fisioterapia.

Debido a que las principales causas de esta lesión están relacionadas con una mala técnica, su solución está en la corrección de los errores que el atleta pueda cometer al correr. Por otra parte, la inflamación será tratada con medicación y fisioterapia.

2Esguinces de tobillo

Esguince de tobillo

El esguince es sin duda la lesión más común del corredor, de otro tipo de atleta y también del ser humano no deportista. En el caso del esguince de tobillo, consiste en la rotura o desgarro de uno de los tres ligamentos de esta área: el ligamento colateral lateral, el ligamento deltoido, el ligamento inter-óseo. Existen hasta tres grados atendiendo a la gravedad:

  • Grado 1: inflamación del ligamento.
  • Grado 2: desgarro del ligamento.
  • Grado 3: ruptura del ligamento, pero sin necesidad de operar.

La causa más común de un esguince son las torceduras y, para su tratamiento, lo único efectivo es moverlo suavemente, realizar contrastes entre agua fría y caliente, de 5 tandas de un minuto de duración por cada temperatura;  y acudir a un fisioterapeuta que te recomiende ejercicios. Es muy importante saber que en ningún momento se debe escayolar un esguince, ya que eso va a suponer que el tobillo esté parado y por tanto, cuando la retiren, nada habrá cambiado a mejor e incluso se ralentizará ya que estará entumecido.

2Lesiones en la pierna

El running utiliza al máximo todas las partes del tren inferior. Cuando empezamos a correr empezamos a sentir dolores y lesiones en zonas que ni siquiera antes conocíamos.

1Periostitis tibial

Periostitis tibial

La periostitis tibial se trata de la inflamación de la membrana que rodea la tibia. Las molestias comienzan con un dolor fuerte en la zona y, si no paras la carrera, este puede ser tan elevado que la pierna afectada puede llegar a dormirse. Uno de nuestros Deporlovers, Alex Martín, sufre de periostitis.

La causa de la periostitis suele ser la sobrecarga, que puede venir provocada por un exceso de entrenamientos, falta de calentamiento y estiramientos, una mala pisada y el correr por caminos demasiado duros.  Al igual que sucede con la fascitis plantar, lo esencial en el tratamiento es la corrección de lo anterior, aplicar frío a la zona para reducir el hinchazón y sesiones de fisioterapia.

2Tendinitis en el talón de aquiles

Tendinitis en el tendón de aquiles

El tendón de Aquiles es aquel que une el la zona trasera de la pierna con el talón. Una tendinitis en esta zona se trata de su inflamación, que provoca dolor en la parte inferior del pie en mayor medida, ya que es el tendón que nos permite mover el pie hacia abajo.

El origen más común de esta tendinitis está en la existencia de tensión acumulada en esa zona, que viene de practicar deporte o dar saltos durante muchas tiempo o repetidas veces sin descansar; y el uso de un calzado inadecuado. Por tanto, la solución está en la reducción del tiempo de entrenamiento, la búsqueda de unas nuevas zapatillas idóneas y, a parte de esto, salir a pedalear en bicicleta y aplicar hielo.

3Lesiones en la rodilla

El contacto que realizamos contra el suelo también afecta de manera brusca al desgaste de nuestras rodillas. Esto nos puede provocar distintas lesiones, de las cuales es difícil recuperarse, ya que las lesiones de rodilla son unas de las más peligrosas.

1Bursitis

Bursitis de rodilla

Entre los tendones y los huesos están localizadas las bolsas sinoviales que evitan que rocen ambas partes. Por tanto, la bursistis de rodilla consiste en la desaparición de dichas bolsas en la zona de la rótula y por tanto el contacto entre hueso y tendones.

El nacimiento de esta lesión está en el entrenamiento demasiado prolongado y sobre superficies irregulares, por lo que su recuperación está en la disminución del primero, la aplicación de hielo después de cada sesión y la realización de ejercicios de fortalecimiento de rodilla como los que se muestran a continuación:

2Tendinitis rotuliana o rodilla de corredor

Tendinitis rotuliana

La rodilla del corredor es una lesión que consiste en la inflamación del tendón rotuliano, aquel que une la rótula con la tibia. Una vez más, la causa de esta lesión es la sobrecarga, acumulada por los cambios constantes en el ritmo a la hora hacer deporte.

Para la recuperación se recomienda un entrenamiento isométrico, eso es, aquel en el que no se realiza ningún tipo de movimiento pero sí se hace fuerza. Esto debe ser acompañado de fisioterapia y reposo.

También te puede interesar

Comentarios