Leonardo Chacón: “A nivel mundial, en el triatlón se necesita mucho carácter”

Hablamos con uno de los triatletas más experimentados de Costa Rica que espera superarse a sí mismo en Río 2016

“La felicidad en mi vida es mi máxima”

Bajo esta premisa y el grito de guerra “a reventar la momia”, Leonardo Chacón demuestra ser un deportista multidisciplinar que está dispuesto en cada momento a darlo todo tanto para sí mismo como para aquellos que le rodean en cualquier ámbito de su vida.

Honestidad, fe y energía son los tres ingredientes principales que componen la receta de este triatleta de Costa Rica, quien volverá a representar a su país en los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 para cumplir el sueño que un golpe de mala suerte le arrebató en 2012: estar entre los 15 mejores.

Pronto será lanzado un documental sobre el arduo camino que ha recorrido hasta clasficarse en estos juegos olímpicos. Hasta entonces, puedes disfrutar de su testimonio con la charla exclusiva que concedió al equipo de Deporlovers.

Leonardo Chacón en las redes

logo-facebook
Cuenta oficial Facebook
https://www.facebook.com/Leonardo-Chacon-Corrales”

logo-twiiter
Cuenta oficial Twitter
https://twitter.com/leotriatlon

Hablando con… Leonardo Chacón

leona

D: Recientemente ha estallado la polémica alrededor de Valentino Rossi por la supuesta patada que desequilibró a Marc Márquez en la última carrera de MotoGP. En los JJOO de 2012 tú sufriste algo similar con Simon Whitfield pero tu reacción fue muy diferente a la que han tenido Marc y otros personajes del mundillo, ¿por qué?

LEONARDO CHACÓN: Bueno, sinceramente, no había escuchado del altercado de los motociclistas. Pero de mi parte, desde que me fui al suelo hasta que termine mi competencia en Londres en aquel momento, siempre tuve claro que había sido un accidente como muchos que pueden ocurrir en una competencia como el triatlón en donde siempre el ritmo y las pulsaciones van al máximo.

Ese día nos caímos Simon y yo, pero pudo haber sido cualquier otro. Es parte del evento, parte de las circunstancias y si me paso a mí, pues aceptarlo fue la reacción inmediata y luchar por resolver lo mejor posible se convirtió en el objetivo del momento.

Mi intención al momento de la caída o al cruzar la meta jamás fue utilizar las redes sociales para hablar de lo que sucedió porque, como les digo, para mí simplemente fue el destino. Pero en cierto momento, algunas personas quisieron criticar o hablar mal de Simon por lo acontecido; y ahí fue cuando vi conveniente, primero, dar mi parecer por lo que sucedió y sobre todo la admiración que, sinceramente, yo tenía y tengo por tan ejemplar triatleta.

D: Sufriste una caída muy fuerte y tu bicicleta quedó es un estado que dejaba mucho que desear, ¿cómo lo hiciste para llegar entero a la meta?

L. C: (ríe) Tan entero no llegué, había un desgarro en el cuádricep izquierdo que cada vez que pisaba durante la carrera sentía como si con un bisturí me cortarán por dentro (entre otras heridas).

Fue muy, muy frustrante todo el trayecto de ciclismo, ya que cuando logré tomar conciencia y entrar en un grupo de ciclistas después de la caída, pude observar las condiciones de la bicicleta, la cual llevaba el manillar quebrado y solo se sostenía con la cinta de manivela; solo 4 cambios en el pasador trasero funcionaban y los aros estaban tan golpeados que tuve que abrir los frenos y seguir así. Por tanto, irme al final del grupo para no causar un accidente y jugar con las posibilidades, fue el mayor reto del momento.

Una vez corriendo, solo le pedía a Dios que la pierna aguantara para lograr cruzar la meta, que era ya el único fin que me quedaba en mente. La batalla ya me había derribado pero aún no me había vencido.

Leonardo Chacón Costa Rica

D: Hace tan solo dos meses aseguraste en Edmonton tu plaza para los Juegos Olímpicos de Río 2016, ¡enhorabuena por ello! En 2012 el incidente del que hablábamos te supuso el puesto 48 en la prueba, así que suponemos que en los próximo juegos irás a recuperar el tiempo perdido, ¿cuáles son las expectativas?

L. C: En aquel momento el plan era estar entre los mejores 20 triatletas del evento, lo cual hasta la natación iba sucediendo al pie de la letra ya que me encontraba en el grupo de fuga con 21 triatletas más hasta que ocurrió el accidente. Pero es un plan que lo dejé en el pasado y ahora me encantaría terminar mi carrera olímpica con un top 15 en Rio de Janeiro.

Es súper ambicioso, pero si pienso en grande sé que tendré que entrenarme aún el doble para hacerlo posible.

D: Tu equipo está preparando un documental sobre tu camino hacia estos juegos, ¿nos haces un adelanto de lo que veremos en esta producción?

L. C: Queremos contar, documentar y sensibilizar muchos aspectos, situaciones, emociones o momentos que un atleta de alto rendimiento pasa o sufre durante el camino que conlleva la clasificación a una olimpiada.

La soledad, la planificación, los sacrificios y la aceptación de un ritmo de vida tal vez muy diferente a la normalidad, vivencias que muchas veces nunca se cuentan.

D: Este fin de semana se celebra el Acuatlon que habéis organizado desde Momia Multisport. Es un evento gratuito, ¿cómo está siendo la acogida? ¿crees hubiera sido distinto de no ser gratuito? ¿cuáles son las formas de promover este deporte entre la gente?

L. C: (ríe) Al inicio, las personas pensaron que era un evento solo para categoría de elite ya que pusimos que habría eliminatorias y final, tal vez un error de comunicación. Pero en este momento ya casi estamos por cubrir la cuota de personas.

El triatlón aquí en Costa Rica, lastimosamente, se ha convertido en un deporte muy exclusivo en donde las mismas cuotas de inscripción van filtrando aquellos que arrancan los evento y, peor aún, dejando sin posibilidades tal vez a personas, jóvenes talentosos que podrían ser nuestro futuro.

De ahí mi iniciativa de buscar y tocar puertas a empresas con enfoque social que entiendan y me ayuden a dar eventos gratuitos o de bajo costo para dar posibilidad a todos. Volver al triatlón inclusivo de hace unos años y, sobre todo, vernos como la familia que éramos y crecíamos juntos.

Tal vez no me alcanza para que sea un mega evento o súper premiaciones, pero espero que la gente entienda que la esencia del crecimiento deportivo se da con la competitividad en el mismo deporte y, por eso, este fin de semana vamos todos contra todos en una distancia balanceada que así mismo lo permita.

D: Tu grito de guerra es “¡a reventar la momia!”, ¿de dónde viene?

L. C: Hace muchos años, entre un grupo de amigos extranjeros durante una sesión que se avecinaba de 5 km de natación, con piscina muy fría y una sensación de cansancio al extremo. Todos estábamos fulminados y uno de los guatemaltecos dijo: “es que la Momia no quiere arrancar hoy”, y ahí fue donde le dije: “¡pues vamos a reventar esa MOMIAAAA!”. Y de ahí creció como la espuma (ríe)

D: Eres triatleta, pero aparte también practicas ciclismo de ruta y de montaña, ¿qué es lo que te aporta en especial subirte a una bici que, de las tres disciplinas, es en la que más hincapié has hecho por separado?

L. C: Me gusta mucho ver que tan competitivo puedo llegar a ser, siendo triatleta y compitiendo en las otras disciplinas ya en un plano individual.

Trato siempre de ir al máximo y no darme de menos ante cualquier rival o circunstancia, porque aunque no gane, sé que la experiencia primero me hará crecer y sobre todo formaré más carácter; que a nivel mundial en triatlón lo necesitas y mucho.

leo1

D: ¿Cómo distribuyes los entrenamientos a lo largo de la semana para practicar las tres disciplinas?

L. C: Manejo volúmenes semanales que van desde las 23 hasta las 28 horas con una distribución previamente planeada según el enfoque del entrenador. Hay días de dos hasta cuatro sesiones.

Me encanta que lo que más disfruto en mi vida se haya convertido en mi trabajo hoy en día, por tanto entre más entrenos me pongan, mejor para mi.

D: De la mano de tu empresa, ya han sido muchas las veces que has ejercido de entrenador para otras personas, ¿ves tu futuro en ello una vez dejes la competición de alto nivel?

L. C: De fijo, me encanta poder devolver el posible conocimiento y aprendizaje que todos estos años el deporte en sí me ha dado.

Ver la sonrisa de alguien, al cual ayudé o pueda ayudar, cumpliendo sus objetivos fueron, son y serán las medallas de oro más preciadas que pueda tener. Al fin y al cabo, la felicidad en mi vida es mi máxima y la misma radica y florece cuando alguien a tu lado es igualmente feliz y le ayudaste un poquito para que eso pasara.

D: ¿Cuándo crees que llegará ese día? ¿piensas en ello?

L. C: Aún no pienso en ello, aunque ahora mismo aconsejo y ayudo a un grupito muy pequeño debido al tiempo que tengo. Pero el día que llegue, sé que lo disfrutare mucho.

leo2

D: Para ser entrenador, tienes que tener la capacidad de motivar al alumno, ¿quién te motiva a ti?

L. C: Claro, tengo entrenadores que más que verlos como figuras de entrenador, son mis amigos y, como tales, siempre tienen las palabras y acciones correctas para sacar de mí el máximo.

Me motiva mucho ser feliz, ver que mi familia es feliz, que mi esposa me ama y yo la amo; que aunque no soy un millonario, vivo con lo que realmente necesito, pues eso se convierte en la esencia que me indica que tengo lo correcto y que con eso mismo puedo rendir al máximo.

D: Eres un personaje público muy reconocido e influyente y no tienes reparos en mostrar tus ideas sociopolíticas, ¿crees que es algo necesario y que deberían aprovechar todas las personas con ese nivel de reconocimiento?

L. C: Antes de expresarme de algún tema o externar mi parecer de algo, me asesoro y sobre todo trato de medir el alcance del mismo y ver si es lo que deseo impactar.

Las redes sociales son una herramienta de doble filo, así lucho por utilizarlas correctamente, con base a mis principios y valores. Me gusta pensar en que muchos de nosotros podemos ser la voz del pueblo y, si existe reconocimiento, pues utilizarlo positivamente para defender aquellos que tal vez no serán escuchados.

También te puede interesar

Comentarios