Lluís Barbé: “Pocas veces había visto tanta emoción al cruzar una meta como en el Europeo de Spartan Race Eslovaquia”

Crónica del Campeonato Europeo Spartan Race Eslovaquia 2015 de la mano de Lluís Barbé, 11º clasificado en la extrema prueba del 6/9/2015 .

La primera pregunta para uno de los corredores de obstáculos más importante de nuestro país era clara: ¿Cómo te encuentras? Después de haber completado 31 km. en el Campeonato Europeo de la Spartan Race, más la segunda plaza conseguida en la categoría Sprint (celebrada el día antes) y un dedo del pie roto (a consecuencia de un golpe), parece que la leyenda de Lluís Barbé se sigue agrandando en este tipo de pruebas, donde él mismo se da cuenta de que es capaz de superar sus propios límites.

– “Tengo el dedo del pie roto, y con un dolor de narices. Es el cuarto dedo pequeño, pero bueno, aguantamos: se recuperará pronto”.

No existen obstáculos demasiado grandes que puedan rebasar la moral de este corredor nacido en Cerdanyola del Vallés, hace 33 años. Así pues, resulta casi de fantasía el relato que nos contó ayer mismo tras un largo viaje desde Eslovaquia, sin tiempo casi para dormir después de un fin de semana extremo de superación personal. Barbé fue de los ‘finishers’ de una de las carreras más duras del mundo. Quedó en onceava posición, aunque el resultado fue lo de menos sabiendo todo lo que había ocurrido hasta el momento y, sobretodo, la desconocida distancia final que sorprendería a todos los espartanos (31 kilómetros).

Spartan Race Eslovaquia

Todo comenzó el sábado cuando Lluís Barbé, acompañado de su inseparable Olga Estellé (ambos corredores de élite en este tipo de pruebas) se desplazaban hasta el primer circuito propuesto en Eslovaquia para completar la prueba Sprint de Spartan Race. Sin duda, el fin de semana comenzaba bien para ambos, al conseguir alzarse con sendas segundas posiciones en la prueba.

Lluís Barbé y Olga Estellé muestran su condecoración como segundos clasificados en la categoría masculina y femenina en Sprint Spartan Race Eslovaquia 2015.

Lluís Barbé y Olga Estellé muestran su condecoración como segundos clasificados en la categoría masculina y femenina en Sprint Spartan Race Eslovaquia 2015.

A pesar de ello, y según nos relata Barbé en su crónica del fin de semana en Eslovaquia, la organización del evento despertó muchas dudas en los participantes, al no querer entregar su premio merecido a estos dos corredores, por no encontrarse en el lugar de la entrega de premios a la hora acordada. Barbé nos cuenta que en ese momento se encontraba tratándose el dedo del pie roto, causado por un fuerte golpe durante la prueba, y la organización contó como ausencia su no presencia. Al final, “menos mal que Peter Ziska (ganador de la prueba y eslovaco) no había recibido su premio tampoco, intercedió y nos lo dieron”, relató el mismo Barbé.

Anécdota, o no, lo cierto es que la organización del evento (“muy bien organizado y señalizado en todo momento”, como nos comenta el corredor) aún se reservaba una sorpresa mayor, esta vez para la prueba del Europeo en Spartan Race. Hablamos del recorrido, finalmente de 31 kilómetros, que en ningún momento fue indicado al comenzar la carrera. Los ‘espartanos’ vivieron en sus carnes una sorpresa (en un principio se pensaba que la prueba no iría más allá de los 21-23 kilómetros) que acabó por constituirse en el mayor de los obstáculos de la carrera.

Plano de la Spartan Race Eslovaquia 2015

Plano del recorrido y los obstáculos publicados a posteriori en la Spartan Race Beast Tatranská Lomnica.

Pero dejemos algo claro, el sufrimiento de la prueba no fue nada comparado con el momento de traspasar la meta. Además, cabe destacar que competían “los mejores corredores de obstáculos del mundo”, según nos contaba Barbé. Destacamos a Jon Albon, ganador absoluto en la mayoría de pruebas ‘espartanas’ y el “número 1” para nuestro entrevistado. “Tras él están Peter Ziska (con el cual se batió en un apasionante duelo en la categoría Sprint) y James Appleton”.

A pesar del cúmulo de grandes corredores del Top ten del mundo, Lluís consiguió ubicarse entre los 15 primeros clasificados, y todo a pesar del dedo roto. “La carrera comenzó con una bajada inicial, para luego introducirnos en un lago con el agua realmente fría. Luego teníamos la subida, la cual coincidía con la subida de la categoría del Sprint, que tenía 400 metros de desnivel. Mayoritariamente la prueba transcurría en ese momento por asfalto, un poco aburrido, hasta llegar a algunos obstáculos sueltos (como unas ‘monkey bars’ de agarre duro). Luego había una barra de equilibrio bastante complicada y mojada”.

La prueba seguía, y la memoria del corredor nos seguía informando de una carrera que se notaba que la tenía a fuego grabada: “La prueba siguió y ahí encontramos la primera sorpresa: tuvimos que cargar dos sacos realmente pesados y de mal agarre. Al dejarlos, tuvimos que seguir subiendo por una cuesta, hasta irnos a los 900 metros de desnivel”.

Lluis Barbé recorrido Spartan Race

Barbé señalando la salida de una de las carreras más extremas que ha disputado.

Le siguió a la carrera un tramo de montaña, con mucha piedra y ramas de árboles, donde el dedo de Lluís se resintió pero continuó adelante. Aún así, el catalán no se rendía y apuraba sus opciones de ubicarse entre los 12 primeros. Fue ahí, al hacer la mayor subida del circuito cuando se produjo una prueba de código, donde los corredores tuvieron que memorizar unas cifras exactas. Nos encontramos en los 7-8 km.

Ahí fue cuando empezó la odisea de los corredores. “Nos enviaron muy lejos, muy lejos”, dice Barbé. “El kilometraje cada vez marcaba más distancia, en una pista paralela a una carretera”, aunque al corredor de obstáculos parecía no importarle el trabajo mental. Se colocaba por ese entonces entre los ocho primeros, sabiéndose bien entrenado al haberse entrenado en terrenos extremos de la Vall de Arán (Pirineos).

El deportista comenzó a visualizar que la prueba se desarrollaba demasiado en “llano”. “Mucho correr y pocos obstáculos“, sería la sintonía que sonaría en la cabeza de Barbé durante el recorrido. “Cada vez nos alejábamos más del inicio de la carrera, hacia el este y hacia el sur (obviamente sin saber que la prueba se iría hasta los 31 km.)”.

Spartan Race Eslovaquia

Una de las pruebas más duras en la Spartan Race Eslovaquia 2015

En el kilómetro 20 llegaban al lugar más espectacular “por el que sólo por eso ya valía la pena estar allí”, una zona con combinación de obstáculos (cubos de grava, monkey bars o subir una pirámide de paja con destino a un gran pantano “espectacular”) que llevó al corredor a colocarse en sexta plaza. Las cosas pintaban muy bien para el también fisioterapeuta.

Fue allí, un poco más adelante, cuando comenzó “lo duro de verdad” para el corredor protagonista de esta crónica de la prueba: una subida progresiva espectacular (durante 4 km. con 400 m. de desnivel) sin ningún obstáculo provocó la parada casi obligada de Barbé. “Tuve que parar, comer una barrita que llevaba y llegué al kilómetro 27 exhausto”. Comenzaron a pasarle corredores, a los cuales identificaba por su típico ritmo de competidores de “ultra”: ritmo bajo pero constante.

“No podía más mentalmente”, recuerda Barbé en ese momento. De hecho, justo en ese tiempo comenzaron a oír al speaker y al público en general. Señal inequívoca de que estaba llegando. Para finalizar, eso sí, “recorrido por 1’5 km. por un río en subida y corriente fuerte. Más tarde nos esperaba la polea, la cual resbalaba tanto que era imposible traccionar con las manos”. Era la prueba final, además de los burpees que tuvo que realizar Lluís Barbé, la piedra y el frío que atacaba a los ‘espartanos’ mientras las fuerzas les iban abandonando.

 

“La meta fue muy emocionante. Yo soy una persona muy fría y nunca, nunca lloro, pero fue cruzar la meta y fue inevitable: las lágrimas se me saltaron por la combinación de la superación personal conseguida, y por otro lado de impotencia. ¿Por qué sólo hay distancias largas en Mundiales y Europeos y no se premia a los mejores corredores en cada una de las distancias?“. Ahí queda el reclamo de uno de los deportistas que más ha hecho por esta competición, intentando elevar a las condiciones óptimas a una carrera de esta gran importancia”.

Ahora, una vez habiéndonos relatado la carrera como si la hubiéramos vivido en nuestras carnes, Lluís se encuentra preparándose para sus próximos objetivos: Farinato Race Barcelona (19 septiembre), Legion Race (20 septiembre) y la Spartan Race Barcelona (10 octubre). Por fin, el 17 de octubre llega el momento de la temporada para el competidor Lluís Barbé: la OCR World Championship en Ohio, donde habrán 13 km. para seguir poniendo a prueba la mente y el físico de este gran competidor.

Desde Deporlovers dar la enhorabuena a Lluís Barbé, un gran campeón, y a todos los finishers de una de las carreras más extremas que se han vivido de momento en la Spartan Race.

 

El recorrido de la Spartan Race Eslovaquia Elite (2015) – vía Kačena Ďuricova

Etiquetas: Spartan Race 2015

También te puede interesar

Comentarios